Proyectos innovadores en accesibilidad para avanzar hacia el concepto de smart human city

26 marzo, 2021

La iniciativa de aceleración de empresas emergentes de innovación social ‘espacIA’ de Fundación ONCE tiene como objetivo impulsar proyectos empresariales que den respuesta a las necesidades de las personas mayores o con discapacidad para mejorar así su calidad de vida, avanzando hacia el concepto de smart human city.

Actualmente, el programa apoya trabajos muy diversos, entre los que se encuentran una solución de ayuda a la movilidad en transporte público, otra de localización de plazas de aparcamiento accesibles y una de orientación en entornos urbanos.

La Dirección de Accesibilidad Universal e Innovación de Fundación ONCE colabora, a través del programa de aceleración ‘espacIA’, con empresas de reciente creación con soluciones innovadoras que dan respuesta a necesidades reales de las personas mayores o con discapacidad. El trabajo que se lleva a cabo conlleva desde la validación de soluciones hasta el acercamiento a posibles clientes, pasando por un servicio de asesoramiento empresarial que se contrata a una consultora externa.

El modelo de emprendimiento por el que apuesta Fundación ONCE se alinea con el concepto smart human city, que se refiere a la inclusión de la variable del ser humano en el desarrollo de ciudades inteligentes.

Smart human city, ciudad inteligente e inclusiva

Uno de los grandes desafíos en materia de innovación urbana es la necesidad de adaptar el diseño de las ciudades a los requerimientos de sus habitantes y visitantes, teniendo en cuenta su diversidad. En este sentido, Fundación ONCE defiende que el concepto de smart city no es suficiente, sino que es fundamental añadir estrategias de inclusión para evitar generar o ampliar las diferencias entre los ciudadanos.

Así, el concepto smart human city propone un nuevo paradigma que considera a la ciudad como un sistema complejo y dinámico cuyo objetivo es el bienestar de la totalidad de la ciudadanía y, en especial, de quienes se encuentran en riesgo de exclusión, garantizando que puedan ejercer plenamente sus derechos y participar en los acontecimientos sociales, culturales y económicos en condiciones de igualdad.

Las ideas que sustentan una ciudad inteligente e inclusiva son las de igualdad y flexibilidad en el acceso y uso de los servicios prestados, ya sea a través de sistemas tradicionales, o mediante las Tecnologías de la Información y la Comunicación. Las TIC desempeñan un papel fundamental para mejorar la calidad de los servicios y garantizar una atención adecuada a todas las personas, en particular a aquellas con necesidades específicas.

De esta manera, resulta clave la incorporación de soluciones basadas en la interoperabilidad con los denominados dispositivos de usuario, destinadas, por ejemplo, a permitir a las personas interactuar con los sistemas mediante su propio teléfono móvil; la capacidad de adaptación, interfaces capaces de adaptarse a las características y preferencias de las personas, a su entorno y a su dispositivo; y la multimodalidad, para que el usuario pueda elegir la forma más adecuada de comunicarse.

Asimismo, una ciudad inteligente e inclusiva ha de tener en cuenta el concepto de accesibilidad universal, que la Fundación ONCE entiende como “la condición que deben cumplir los entornos, procesos, bienes, productos y servicios, así como los objetos o instrumentos, herramientas y dispositivos, para ser comprensibles, utilizables y practicables por todas las personas en condiciones de seguridad y comodidad y de la forma más autónoma y natural posible”.

De igual modo, se entiende que una smart human city debe facilitar una gestión automatizada y eficiente de las infraestructuras y servicios urbanos, por lo que un proyecto de este tipo posee una visión holística de ciudad que permitirá ir desplegando servicios según prioridades, situando las necesidades de las personas como elementos centrales y objetivos de las actuaciones.

Programa de aceleración ‘espacIA’

En la actualidad, el programa de aceleración de Fundación ONCE, ‘espacIA‘, apoya soluciones innovadoras y accesibles muy diversas, pero con un objetivo común: mejorar la calidad de vida de las personas mayores o con discapacidad.

Los emprendedores seleccionados dentro del proyecto cuentan con un servicio de aceleración a medida y un mentor, además de recibir asesoramiento y consultoría. La amplia cartera de servicios de ‘espacIA’ incluye asesoramiento en materia legal, fiscal, de desarrollo de negocio en la fase de empresas, preparación de negocio, discurso ante inversores e identificación de aspectos clave en la posible incorporación de talento para fases iniciales.

Las empresas que forman parte del programa deben dedicar durante el ejercicio siguiente al inicio de la explotación comercial de su proyecto al menos 20 horas anuales al desarrollo de labores de mentorización de los trabajos beneficiarios de las siguientes ediciones. Además, de acuerdo con el convenio firmado, tienen que destinar parte de los beneficios que obtengan durante los primeros cinco años como consecuencia de la explotación comercial de la iniciativa seleccionada a dotar un fondo económico que será dirigido a nuevos proyectos con impacto en la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad.

Soluciones innovadoras y accesibles

Durante las próximas semanas se publicarán en Accessibilitas algunos de los proyectos que se encuentran en la Aceleradora Espacia, así como las necesidades a las que dan solución. En caso de que queráis hacer cualquier consulta sobre estas iniciativas no dudéis en contactar con nosotros.

Fuente: ESMARTCITY