Plataforma para el impulso de la accesibilidad universal

Nueva adaptación de los modelos de vivienda a las necesidades de todas las personas

¿Están las viviendas preparadas para satisfacer las necesidades de la sociedad actual? Este fue el tema principal tratado en el Foro de Expertos de la Fundación ONCE celebrado el pasado jueves 26 de noviembre. En esta edición, moderada una vez más por José Luis Borau Jordán, jefe del Departamento de Accesibilidad al Medio Físico de la Fundación ONCE se habló sobre cómo la pandemia ha hecho que el futuro se adelante, teniendo que habilitar en nuestras viviendas nuevos espacios de trabajo, redistribuir los de convivencia y hacer en ellas nuevas actividades. La sostenibilidad, las nuevas tendencias demográficas, la accesibilidad y las nuevas formas de consumo son algunos de los elementos que condicionan el presente y futuro de las viviendas. El debate comenzó con el estudio “Redescubriendo nuestro hogar” elaborado por Designit, cuyos resultados explicó Jesús Sotoca, director de Diseño Estratégico de esta empresa. El estudio destaca algunos de los retos presentes detectados durante el confinamiento, los hábitos emergentes que se estima que van a perdurar y provocar cambios persistentes, así como otros que van a desaparecer para retomar las rutinas anteriores. Especialmente relevante es la remotidad como tendencia que se va a quedar, para lo cual es necesario una mayor versatilidad de los hogares, siendo la tecnología una de las grandes posibilitadoras. José Luis Esteban Penelas, doctor arquitecto, catedrático de Proyectos Arquitectónicos de la Universidad Europea de Madrid, por su parte, sostuvo que el sistema de hogar no ha evolucionado prácticamente desde los egipcios, griegos y romanos. Según el experto, las casas actuales se han quedado ancladas en un modelo producido en serie y que cada vez se adapta menos a las necesidades de sus habitantes. Es por ello, que ve necesario replantear nuevas formas de entender las viviendas, pensando en ellas como metaviviendas, más allá de la definición actual, que abarquen nuevas distribuciones y sistemas de habitar, siendo extrapolable a los barrios y las ciudades. Por otra parte, Luis Alonso Pastor, investigador del Massachusetts Institute of Technology Media Lab, habló sobre el proyecto Cityscience que desde 2015 investiga diferentes posibilidades de robotización de las infraestructuras mediante el uso de sensores. Las viviendas robóticas permiten total adaptación del espacio a sus habitantes, incluso dependiendo de sus estados anímicos. Sin embargo el cambio de concepción en las infraestructuras y viviendas es complejo, ya que requiere de un cambio de mentalidad más profundo, además de la normativa. Todos desde sus distintas perspectivas piensan que la pandemia ha dado lugar a una oportunidad de cambio, donde sin duda la accesibilidad se ha de entender como una variable de la sostenibilidad imprescindible para el mundo actual. De igual forma, perciben este entendimiento en la sociedad, al detectar una mayor intencionalidad tanto en administraciones públicas como ámbito privado, estando abiertos a la innovación y a la evolución. Es necesario una redefinición de nuestra nueva forma de vida, y para ello todos tenemos que trabajar juntos, haciendo uso de nuestro poder de decisión y siendo más humanos. El próximo jueves, 3 de diciembre, para celebrar el día Internacional de la Discapacidad en nuestro Foro participará Fefa Álvarez, una importante activista a nivel nacional por los derechos de las personas con discapacidad. A través de este enlace puedes inscribirte para asistir al evento.

Accesibilidad y seguridad en el hogar

El Internet de las Cosas (IOT) nos permite integrar en el hogar diferentes dispositivos y manejarlos en remoto. Esto potencia la accesibilidad en la interacción con los electrodomésticos siempre y cuando el hardware y el software se ajusten a unos parámetros mínimos de diseño para todas las personas. Los dispositivos móviles se han convertido en la interfaz principal con la que los usuarios interactúan para el manejo de los electrodomésticos del hogar, aunque en ocasiones, principalmente debido a cuestiones de seguridad, se solicita a éstos que pulsen algún control integrado en los propios electrodomésticos. Por suerte, las personas con discapacidad cuentan con un volumen creciente de dispositivos móviles inteligentes que se adaptan a diversidad de necesidades y preferencias, como se puede observar en el portal Amóvil (www.amovil.es), orientado al análisis de accesibilidad de tecnología móvil. Existen lectores de pantalla integrados en los smartphones, magnificadores de pantalla, asistentes de voz, barredores, etc., por lo que la accesibilidad de los electrodomésticos inteligentes pasa por ajustar la aplicación móvil empleada para su manejo a los requisitos de accesibilidad universal, recogidos en la norma europea EN 301549. También es esencial adaptar el hardware para que las personas con discapacidad puedan llevar a cabo las funciones que requieran una interacción física directa con los electrodomésticos. Existen plataformas que permiten la interacción con electrodomésticos del hogar desde los dispositivos móviles. El equipo de Accessibilitas ha tenido la oportunidad de probar la plataforma Home Connect, vinculando a ésta una campana, un horno, un lavavajillas y una secadora. La aplicación móvil, aunque no es demasiado accesible, permite activar bastantes funcionalidades relacionadas con los electrodomésticos. No obstante, el problema principal se encuentra cuando para poner en marcha su funcionamiento, se solicita al usuario que active desde el propio electrodoméstico la función para el control remoto, ya que en su mayoría estos botones suelen presentarse de forma táctil, por lo que las personas ciegas no pueden accionarlos. La solución a nivel de hardware pasaría por utilizar controles distinguibles mediante el tacto o, al menos, incorporándoles una mueca próxima a éstos para que se puedan identificar sin la vista. Los fabricantes de electrodomésticos atribuyen la necesidad de interactuar con el electrodoméstico a una cuestión de seguridad, pero entonces si no se aplica una accesibilidad básica en el hardware, se pierden las oportunidades que el IOT ofrece a personas con discapacidad. El manejo remoto de electrodomésticos ya no requiere integrar en éstos los diferentes productos de apoyo que las personas con discapacidad utilizan en su día a día, ya que gran parte de estas ayudas pueden encontrarlas en sus móviles. No obstante, hay que aplicar accesibilidad sobre las aplicaciones móviles y sobre los elementos físicos requeridos para su manejo.